tercer aniversario robin weddings

La historia de Robin Weddings

Hoy queremos aprovechar nuestro tercer cumpleaños para contaros la historia de Robin Weddings. Antes de nada, vamos a presentarnos: somos Laura y Sonia, amigas desde la universidad y fundadoras de este proyecto. Y la que está a cargo del blog soy yo, Laura. Con mucho cariño, aquí tenéis nuestra historia.

Cómo nos conocimos Sonia y yo

Sobre cómo quise meterme en este lío, solo os diré que es lo que siempre he querido hacer. Pero antes de creerme capaz de luchar por ello, estudié la carrera de Publicidad, donde conocí a Sonia. Y al terminar la universidad, las dos acabamos trabajando en la misma agencia. A finales de 2015, cuando llevábamos más de 3 años dejándonos la piel por campañas que en realidad no tenían ninguna importancia, fui al sitio de Sonia, como tantas otras veces al día. Pero esa vez fui con una idea loca: ¿y si empezamos a organizar bodas? A ella solo tienes que darle un motivo para diseñar cosas cuquis, y ya la tienes ganada. Pero además es que las dos funcionamos retándonos la una a la otra. Un día puede ser para correr una Media Maratón  y otro para montar nuestra empresa.

¿Por qué Robin?

Y así terminamos las dos haciendo sesiones infinitas de brainstorming buscando el naming perfecto. Y al final, una tarde de enero después del trabajo, tomando nuestro habitual chai latte del Costa, resultó que en vez del naming se nos ocurrió el logo. ¿Qué fue antes el huevo o la gallina? En nuestro caso vino la idea de usar dos petirrojos que con sus pechos formaban un corazón. Rápidamente buscamos cómo era la traducción en inglés: robin. Lo teníamos, y nos encantaba cómo sonaba: Robin Weddings.

Primeras bodas

El estreno como wedding planners vino en abril de 2017 con la boda de Marta y Gerard. Lo gracioso es que mientras a nosotras nos comían los nervios procurando que todo saliera perfecto, ellos estaban tranquilísimos porque nosotras estábamos allí. Siempre les agradeceremos la confianza que tuvieron en dos pollos novatos como nosotras.

El camino durante este tiempo no ha sido nada fácil porque seguimos combinando el mundo de las bodas con nuestros trabajos fijos. Y en el caso de Sonia, además, ahora desde Londres. En algunas épocas en las que se nos exigía mucho en la agencia, nos quedábamos sin tiempo para hacer crecer nuestro proyecto como nos hubiera gustado. Y es que todo nuestro tiempo libre y esfuerzo iba destinado a las bodas en las que trabajábamos. Pero cuando Sonia y yo veíamos el resultado final el día de la boda, y sentíamos la misma felicidad que los novios, sabíamos que había valido la pena.

Robin Weddings hoy

3 años más tarde de su nacimiento, tenemos más claro que nunca que creemos en nosotras y en hacer bodas diferentes. Este año seguiremos trabajando duro para las bodas de la temporada 2019. Y sobre todo, trabajaremos para conseguir que nuestros robin vuelen todavía más alto en 2020.

Laura y Sonia Robin Weddings

Sonia (izquierda) y Laura (derecha) en la boda de Laura y Henrik