Irene y Esteban viendo los fuegos artificiales

La boda de Irene y Esteban

Irene y Esteban son de esas parejas que, con solo mirarlas, sabes que están locos de amor. Él es más de rock. A ella, en cambio, le van los ritmos latinos. Pero pese a ello, les une su afición por la música y el baile. Esto nos inspiró para que su boda tuviera algunos guiños con los musicales y los espectáculos. Más adelante veréis cómo lo hicimos.

Su boda se celebró el 23 de junio en Joan Sardà, una bonita masia situada entre viñedos del Penedès. Los jardines y la zona del banquete junto a la piscina eran el escenario perfecto para una boda de verano.

Zona piscina Joan Sarda

Irene buscaba un vestido especial con el que se sintiera ella misma y sorprendiera a todos. Supimos enseguida que Jordi Dalmau era el diseñador para ella, y solo necesitó visitar su tienda una vez para enamorarse de uno de sus diseños. Eligió un vestido con cuerpo estilo corsé y falda corta al que se le añadía una sobrefalda blanca. Eran dos vestidos en uno, de forma que podía usar uno para la ceremonia y el banquete y el otro para la noche. El día de su boda estaba feliz y deslumbrante con él.

Un detalle que nos gustó mucho es que Irene consiguió que Esteban también vistiera un traje de Jordi Dalmau. Y así fue como este diseñador conservó en su poder los dos secretos mejor guardados de la boda.[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

vestidos Jordi Dalmau
Esteban con su corbata
Irene con vestido de Jordi Dalmau
Irene con vestido de Jordi Dalmau
ramo de novia flores silvestres

Mientras los invitados iban llegando al lugar de la ceremonia, encontraron abanicos personalizados y unas limonadas para llevar mejor el calor. También preparamos unos playbills (folletos que se entregan en los musicales y obras de teatro) con la historia de Irene y Esteban y algunas guiños que hacían referencia al mundo de los espectáculos. Sin duda, un recuerdo original y muy del estilo de los novios que los invitados podían llevarse a casa.

Abanicos personalizados
playbills
limonada
Ceremonia Joan Sarda
Pétalos y arroz

La ceremonia tuvo lugar al aire libre en los jardines de Joan Sardà. Uno de los momentos más emocionantes fue la espera de Esteban en el altar. ¡Estaba como un flan! Y es que no es para menos cuando vas a casarte con el amor de tu vida. La carita de emoción de Irene al reunirse con Esteban tampoco es para menos. ¡Cómo nos gustan estos momentos!

El mejor amigo de ambos fue el encargado de oficiar la ceremonia. ¡Lo hizo genial! Nada mejor que una persona cercana a la pareja para dedicarles unas bonitas palabras en un día tan especial.

Esteban esperando a Irene
Entrada de Irene
Llegada de Irene
Ceremonia Robin Weddings
Ceremonia Robin Weddings
Ceremonia Robin Weddings
Ceremonia Robin Weddings
Ceremonia Robin Weddings

Los fotógrafos de La Caixeta supieron captar a la perfección la complicidad entre Irene y Esteban. En las imágenes queda claro que esta pareja, además de ser bonita por fuera, desprende muchísimo amor.

Irene y Esteban

Cal Blay fue el catering que escogimos, a nosotras nos gusta mucho tanto por su gastronomía como por el cuidado que le pone a los detalles. Los invitados pudieron disfrutar de una gran cantidad de aperitivos y platillos distribuidos en diferentes paraditas.

Por supuesto, no faltó el rincón de firmas con un libro que hicimos especialmente para nuestra parejita. Además, colgamos un montón de fotos de los invitados que podían pegar en el libro para dejar su dedicatoria.

El seating plan lo hicimos totalmente en línea al concepto de la boda, diseñando tickets para cada invitado como si asistieran a una obra. ¡Y es que esta boda tenía su parte de show como veréis más adelante!

El banquete en el porche de Joan Sardà quedó súper elegante. Le dimos el toque final con la papelería que diseñamos con su paleta de color en dorado, negro y blanco.

seating plan
Banquete Joan Sardà
Minuta y sitting

Durante el banquete reinaba un buen ambiente de fiesta, y es que los invitados aprovechaban los momentos entre plato y plato para levantarse a bailar. Esto dio pie también a que el Sensei de Esteban (maestro de Kárate) animara tanto al novio como al resto de compañeros karatekas a realizar un kata. Algo que fue totalmente improvisado pero que los invitados disfrutaron muchísimo.

El novio y compañeros karatekas realizando un kata

Bajo la luz de las bengalas que sostenían sus invitados, Irene y Esteban hicieron un baile con una coreografía de las que se ven en pocas bodas. No podía ser de otra manera viniendo de ellos. La canción escogida fue un mashup de temas de Dirty Dancing entre los que se incluía The time of my life.

Como colofón final para una verbena de San Juan, se lanzaron unos fuegos artificiales que dejaron imágenes tan preciosas como las que veréis a continuación.

En definitiva, la boda de Irene y Esteban fue un gran día para ellos y sus invitados, pero también para Robin Weddings ya que todo salió absolutamente perfecto y disfrutamos con ellos de su felicidad. ¡Felicidades chicos!

Primer baile de Irene y Esteban
Irene y Esteban viendo los fuegos artificiales
Irene y Esteban viendo los fuegos artificiales